Especialistas en diseño gráfico y páginas web

Gonnord presenta en Madrid su volumen de rostros universales

Valora este artículo
(0 votos)

Los fotógrafos profesionales en ocasiones comienzan retratando elementos comunes que ven en barrios, pueblos y ciudades, para luego acabar captando conceptos mucho más abstractos, cuestiones que hablan de la vida humana, de ideas universales. Algo parecido a lo que le ha ocurrido a muchos pintores. Un buen ejemplo es Picasso, de paisajes al Guernica, casi nada.


Pierre Gonnord, fotógrafo profesional que comenzó obteniendo instantáneas de su barrio en Francia para luego recorrer Estados Unidos, Italia, Portugal y España (donde lleva viviendo desde 1988), busca por todo el mundo personas con "carisma" para ilustrar sus imágenes. Estas instantáneas han sido recopiladas en un volumen editado por La Fábrica y llamado "Pierre Gonnord", que ayer se presentó en Madrid. Esta obra no sólo saldrá en español, pues también hay versiones en inglés y francés.
Este profesional de la fotografía se interesa de forma particular por aquellos grupos sociales más marginados, consiguiendo como resultado instantáneas con un singular parecido (según dicen algunos) a las obras de Velázquez. Entre las 150 imágenes que forman parte del volumen presentado ayer, Gonnord intenta examinar el mundo de las etnias o grupos con mayor peligro de exclusión social, como son los casos de inmigrantes y gitanos. Dentro de este contexto social, el fotógrafo profesional busca la belleza. No habla de una belleza "estereotipada", sino de una belleza verdadera que se puede encontrar en la "fuerza moral" de las imágenes y los rostros.
En la obra que Gonnord presenta las caras tienen nombre, pero no apellidos. Mucho menos referencias geográficas, pues la intención es contar historias humanas, universales, que traspasen fronteras y que resulten "intemporales". Los rostros siempre son, según señala este fotógrafo, el reflejo de una vivencia (no tanto del alma), cuestión en la que no podríamos estar más de acuerdo, pues son nuestras circunstancias las que determinan la dureza de nuestra mirada.

Usted está aquí: fotografos-post-18