Especialistas en diseño gráfico y páginas web

Los fotógrafos publicitarios en la historia

Valora este artículo
(0 votos)

El género fotográfico por excelencia en el siglo XX ha sido el publicitario. Los fotógrafos se han convertido en uno de los recursos más demandados por la industria publicitaria. Si retrocedemos en el tiempo, sobre los años 20 se comenzaron a explotar las capacidades comunicativas que aportaban al ámbito publicitario y propagandístico, convirtiendo sus instantáneas en imagen de producto y marca.



La función de los fotógrafos publicitarios es captar la atención de los espectadores, de manera que sus imágenes produzcan gran impacto en los mismos.
En el trabajo que los encargados de la fotografía tienen que realizar para la publicidad deben aparecer dos rasgos. Por una parte, los profesionales deben saber fotografiar al producto para que comunique por sí solo y, por otra parte, tienen que mostrar al producto como una fuente de atracción que mejore las ventas del producto. Y eso sólo a golpe de una imagen.

Por estos motivos, en algunas ocasiones los que se dedican al mundo de la publicidad se encuentran en una encrucijada que no le permite actuar con toda la espontaneidad y creatividad que su imaginación le ofrezca, sino que deben poner su talento al servicio de las exigencias publicitarias que la situación merece.

La fotografía publicitaria se usa en revistas, periódicos, vallas, carteles y en todo tipo de publicaciones pero, además, también es utilizada en campañas políticas, conformando una imagen del político que bien puede valerle unas elecciones.

Algunos creadores de fotografía publicitaria famosos a lo largo de la historia son Richard Avedon, quien fue pionero en tener un estudio fotográfico para realizar catálogos de moda, Cecil Beaton, fotógrafa de la alta sociedad, y Helmut Newton, cuyas fotografías repletas de glamour, seducción y elegancia le hicieron portada de las más prestigiosas revistas.

El género fotográfico por excelencia en el siglo XX ha sido el publicitario. Los fotógrafos se han convertido en uno de los recursos más demandados por la industria publicitaria. Si retrocedemos en el tiempo, sobre los años 20 se comenzaron a explotar las capacidades comunicativas que aportaban los fotógrafos al ámbito publicitario y propagandístico, convirtiendo sus instantáneas en imagen de producto y marca.

La función de los fotógrafos publicitarios es captar la atención de los espectadores, de manera que sus imágenes produzcan gran impacto en los mismos.

En el trabajo que los fotógrafos tienen que realizar para la publicidad deben aparecer dos rasgos. Por una parte, los fotógrafos deben saber fotografiar al producto para que comunique por sí solo y, por otra parte, los fotógrafos tienen que mostrar al producto como una fuente de atracción que mejore las ventas del producto. Y eso sólo a golpe de una imagen.

Por estos motivos, en algunas ocasiones los fotógrafos que se dedican al mundo de la publicidad se encuentran en una encrucijada que no le permite actuar con toda la espontaneidad y creatividad que su imaginación le ofrezca, sino que deben poner su talento al servicio de las exigencias publicitarias que la situación merece.

La fotografía publicitaria se usa en revistas, periódicos, vallas, carteles y en todo tipo de publicaciones pero, además, también es utilizada en campañas políticas, conformando una imagen del político que bien puede valerle unas elecciones.

Algunos fotógrafos publicitarios famosos a lo largo de la historia son Richard Avedon, quien fue pionero en tener un estudio fotográfico para realizar catálogos de moda, Cecil Beaton, fotógrafa de la alta sociedad, y Helmut Newton, cuyas fotografías repletas de glamour, seducción y elegancia le hicieron portada de las más prestigiosas revistas.

Usted está aquí: fotografos-post-3